La salazón es mucho más que un producto del mar, constituye una tradición milenaria del Mediterráneo que aúna enormes posibilidades culinarias junto a la exquisitez del resultado de una conservación sana y natural.

En la Región de Murcia el reconocimiento de sus salazones no sólo obedece al cuidado y excelencia en la utilización de esta técnica, sino también a un arte de pesca con siglos de historia que se realiza en un enclave único como son las encañizadas del Mar Menor. Una forma de captura artesanal y sostenible que aprovecha la geografía del entorno.

Con la naturaleza como aliada, este arte tradicional es fruto del conocimiento del entorno y de las costumbres migratorias de las especies, respetando sus ciclos vitales y que permite que el pescado no sufra daños, manteniéndolo vivo hasta la captura. En la actualidad, el Mar Menor es el único lugar de nuestro país donde este método tradicional de pesca sigue siendo utilizado. Todo ello permite obtener un producto en salazón que destaca por su calidad y sabor y que a decir de  Diego Guerrero resulta en una hueva “mucho más sabrosa que la que se puede encontrar en otras zonas”.

Así, con el mújol del Mar Menor como protagonista y de la  mano de Pablo González (La Cabaña – 1* Michelin) los asistentes a este taller podrán conocer y degustar elaboraciones con salazones a distintas curaciones, que demuestran que ser una de las especialidades más antiguas de la gastronomía no está reñido con poder hacer gala de la más absoluta modernidad e innovación.